Remedios caseros para uñas encarnadas

Remedios caseros para uñas encarnadas.

Remedios caseros​ para uñas encarnadas

Remedios caseros para uñas encarnadas.

Dolorosas y antiestéticas, las uñas encarnadas pueden ser un auténtico suplicio para quienes las padecen. Y la razón no podía ser más sencilla: la uña se levanta y se clava en la piel colindante del dedo. Este tipo de dolencia es enemiga acérrima de Clínica Felipe Basas, por eso sabemos cómo combatirla. Aquí tienes 5 remedios caseros para uñas encarnadas. ¡Aprenderás a prevenir su aparición y favorecer la desaparición!

1. Limpia, desinfecta y baña la uña enterrada

Si te ves afectado por onicocriptosis —término científico de las uñas enterradas— con asiduidad, debes lavar tus pies con agua todos los días y desinfectar las uñas, los dedos y el propio corta uñas.

La limpieza no solo es importante para prevenir futuras infecciones, sino que también reducirá la hinchazón y ablandará la uña llegando, incluso, a favorecer una caída natural. Eso sí, no intentes arrancar la uña por tus propios medios, eso solo conseguirá agravar la infección.

Mucho ojo con secarte mal después de cada baño, ya que la humedad constante puede derivar en onicomicosis —hongos en las uñas de los pies—.

2. Combate el crecimiento bacteriano con el calzado

Porque un calcetín sudado y unos zapatos rotos y descuidados son el mejor caldo de cultivo para que las bacterias crezcan en tus pies y, por ende, incentivar el agravamiento de las infecciones relacionadas.  

También debes utilizar zapatos que no produzcan rozaduras ni sean excesivamente estrechos en la zona de los dedos. La fricción constante en tus pies, además de poder ser una de las razones de las uñas encarnadas, pueden empeorar el problema y producirte graves molestias al andar.

Un pequeño truco, si las condiciones lo permiten, es utilizar sandalias y que los dedos estén al descubierto.

3. Utiliza hilo para direccionar el crecimiento de la uña

Aprovecha los baños del pie, cuando la piel está reblandecida, para colocar un hilo o algodón entre la uña y la zona encarnada. Esto evitará que la uña crezca hacia abajo, enterrándose todavía más en la piel del dedo. Recuerda cambiar y desinfectar el hilo o algodón con tu baño diario.

Las uñas encarnadas cobran especial gravedad cuando se padece de pie diabético. Si es tu caso, debes acudir directamente a un profesional sanitario y no manipular la uña por tus propios medios. Recuerda que esta enfermedad requiere de tratamientos y cuidados especiales.

4. Corta las uñas con trazos rectos

Uno de los remedio caseros para uñas encarnadas más recomendables a la hora de evitar su aparición es conseguir que la forma de la uña no coincida con la del dedo. Para ello, debes cortarla con trazos rectos y sin redondear. De esta manera, se reducirán las posibilidades de la uña se introduzca en la piel.

Este procedimiento también puedes aplicarlo cuando la uña ya está enterrada, pero nunca en la zona afectada, sino en las partes colindantes. Así podrás detener un empeoramiento de la uña.

5. Los mejores remedios caseros para uñas encarnadas los tiene tu podólogo

Los remedios caseros siempre tienen un problema, son más un parche temporal que una solución definitiva. Como ya te explicábamos en este post sobre remedios caseros para la fascitis plantar, la falta de conocimientos puede crear una falsa sensación de seguridad y hacerte pensar que el problema ya está resuelto, cuando no es así. Y esto es terriblemente contraproducente.

Nuestro consejo es que combines estos remedios caseros para uñas encarnadas con una visita a tu podólogo de confianza, ya que él es quien de verdad va a curar la onicocriptosis e impedir su futura aparición.

¿Todavía no tienes claro cómo proceder con las uñas encarnadas? Contáctanos. Clínica Felipe Basas. Podólogos Expertos.

Si necesitas ayuda de un profesional, contacta con nosotros

Alimentos indispensables si padeces pie diabético: ¡No deben faltar en tu dieta!

Dieta equilibrada para el pie diabético

ONICOMICOSIS,​ EVITA QUE SALGAN HONGOS EN TUS UÑAS DEL PIE

Dieta equilibrada para el pie diabético

El pie diabético es una enfermedad que depende enormemente de nuestros hábitos de vida. Así pues, una mala alimentación, sumado a la falta de ejercicio y el sedentarismo extremo, puede agravar los síntomas y complicar la recuperación.

Pero no te preocupes, en Clínica Felipe Basas conocemos muy bien esta patología y la dieta que más le conviene. Toma nota de los siguientes consejos alimenticios, porque son obligatorios para controlar el nivel de glucosa en sangre y combatir el pie diabético.

Vegetales

Los vegetales son uno de los alimentos más saludables que existen y deben ser parte fundamental en cualquier tipo de dieta. Sin excepción. Su bajo nivel de azúcar los hacen perfectos para mantener a raya  los excesos de glucosa sanguínea propias de la diabetes, pero sin llegar a pasar hambre. Las espinacas y la remolacha son de las verduras que más ayudan, ¡inclúyelas en tu menú a toda costa!

Legumbres y tubérculos

Las legumbres ofrecen un importante aporte proteínico muy saludable, por lo que también deben formar parte de tu dieta diaria. Y lo mejor es que no hace falta que rebusques en los fondos de los armarios para dar con las indicadas, ¡porque todas ellas son perfectas!, aunque nuestras preferidas son las alubias, garbanzos y lentejas de toda la vida.

Similar a la patata, pero con unos niveles glucémicos infinitamente inferiores,  encontramos el boniato —o batata—. Sustituto perfecto a las más que universales, pero demasiado calóricas, chips. No dudes en utilizarlo como guarnición en tus platos principales.

Fruta y cereal

Es muy común que la fruta sea uno de los alimentos mejor vistos en este tipo de dietas, pero lo cierto es que debes andarte con ojo, ya que hay frutas con altos índices de carbohidratos y azúcares, y su ingesta debe estar limitada, como la banana o el mango. Las frutas que mejor casan con el pie diabético son la manzana y los arándanos, ya que están repletas de agua natural.

El cereal integral es otro aporte de carbohidrato natural de gran calidad y rico en fibra, el mejor aliado de un desayuno completo y nutritivo. Además, una alimentación completa en nutrientes a primera hora de la mañana te irá de maravilla si piensas hacer deporte ese día. Esa energía puede salvarte de alguna lesión fortuita en el pie

Chica come verdura para su pie diabético

Carnes y pescados

Las grasas también deben estar presentes en cualquier dieta, ya que nos proveen de ciertos ácidos que nuestro cuerpo necesita y no es capaz de producir. Eso sí, deben estar limitadas y ser de origen natural —nada de procesados—.

Una de las mejores fuentes de ácidos grasos es el pescado azul, como el salmón o el atún. También puedes optar por carne de aves de corral sin piel baja en grasas saturadas. El pollo y el pavo son ideales. El consumo de carne roja, en cambio, debes dejarlo para contadas ocasiones.

El pie diabético requiere de una alimentación diversa

Hay una cosa importante que no hemos mencionado y que es clave de todo este asunto: el equilibrio. El pie diabético no te obliga a eliminar alimentos de tu dieta completamente, más bien debes controlar su ingesta. Comer un poco de todo y bien repartido a lo largo del día.

¿Quieres aprender más sobre cómo sobrellevar esta enfermedad? En este post encontrarás todo lo que debes saber sobre los cuidados que requieren los pies de diabéticos. No dejes de echarle un vistazo.

En clínica Felipe Basas identificamos y diagnosticamos cualquier problema derivado del pie diabético y otras patologías circulatorias.  Pide tu cita.

Si necesitas ayuda de un profesional, contacta con nosotros

Tratamiento para el ojo de gallo en el pie

Hombre dolorido por un ojo de gallo en el pie

Tratamiento para el​ ojo de gallo en el pie

Hombre dolorido por un ojo de gallo en el pie

El ojo de gallo en el pie es un tipo de callo o dureza, que se produce por una acumulación de queratina en la piel por una prominencia ósea, normalmente entre los dedos del pie. Científicamente se denomina heloma interdigital y es bastante doloroso, hasta el punto el punto de poder interferir de manera muy negativa en tu día a día. Desde Clínica Felipe Basas te enseñamos cómo tratar esta callosidad y prevenir su aparición.

¿Por qué aparece el ojo de gallo en el pie?

La acumulación de queratina que da lugar al ojo de gallo suele originarse por una fricción constante en un punto óseo concreto, en este caso, de los dedos del pie. Es muy común que dicha fricción sea fruto del roce constante de un calzado inadecuado, aunque existen otras razones, como la mala pisada o el sobreesfuerzo.

Además del ojo de gallo, existen otros tipos de callos de la familia de los helomas:

    • Dorsal: muy habitual cuando llevamos un calzado inadecuado, se produce en la parte superior y lateral de los dedos y el pie.
    • Plantar: aparece en la planta del pie y es el más doloroso de todos. Debe tratarse inmediatamente.
    • En fondo saco: aparece en la parte blanda que une los dedos del pie.

Cómo tratar el ojo de gallo en el pie

Lo primero que debes tener en cuenta si te ha salido un ojo de gallo en el pie es que el único que puede eliminarlo con garantías es el podólogo. Existen tratamientos caseros, pero no son útiles para la extracción de la queratina, y están más orientados a la prevención y alivio del dolor.

El tratamiento profesional más extendido es la quiropodia. Se trata de una eliminación indolora de las capas que conforman la callosidad, generalmente con un bisturí y realizado por podólogos. En Clínica Felipe Basa contamos con los procedimientos necesarios para su tratamiento. Desde la exeresis con bisturí, adaptación de ortesis entre los dedos o cirugía si fuese necesario.  

Remedios caseros para prevenir la aparición del ojo de gallo en el pie

    • Utiliza calzado que no roce ni produzca ningún tipo de fricción innecesaria en tu pie, especialmente los de punta estrecha.
    • Cuida tu higiene y seca bien tu pies después de hacer deporte. La humedad excesiva es muy dañina para la piel de nuestros pies, la reblandece y la debilita. ¡Incluso puede favorecer la aparición de hongos! Respecto a esto, es relativamente habitual que se confunda humedad con hidratación. La hidratación es una característica interna de las propiedades de nuestra piel. La humedad, en cambio, es un estado externo para el que nuestro cuerpo no está preparado durante periodos prolongados.

El ojo de gallo en el pie, al igual que pasa con otras callosidades, es una patología que puede derivar de patologías dermatológicas más profundas. Una revisión periódica de la salud de tus pies te ayudará diagnosticarlos antes de que empeoren. Clínica Felipe Basa. Pide tu cita.

Si necesitas ayuda de un profesional, contacta con nosotros

5 Trucos para evitar las lesiones en el pie cuando haces deporte

Un buen calzado evita lesiones en el pie

5 Trucos para evitar las lesiones en el pie cuando haces deporte

Un buen calzado evita lesiones en el pie

Bajar ese peso extra que hemos cogido en el sinfín de comidas y cenas familiares que dan sentido a la navidad es una de las propuestas para año nuevo más recurrentes. Ahora bien, ponerte a correr sin ton ni son después del paréntesis navideño puede acabar en lesiones en el pie y una fugaz visita al hospital. Aquí tienes una serie de trucos para evitar tal desgracia. Cortesía de Clínica Felipe Basas.

1. Prepara tus uñas para el ejercicio

Arañar la parte delantera de tus deportivas cual gato furioso no es precisamente la mejor manera de comenzar esta nueva aventura. Y no es porque puedas romperte una uña. Que también. Unas uñas excesivamente largas pueden modificar la postura de tus dedos cuando corres y caminas. Preludio de lesiones en el pie y tobillo. Evítalo.

Las uñas largas son especialmente peligrosas si padeces de pie diabético. En este artículo te informamos sobre los cuidados específicos que requiere esta patología.

2. Calienta tus músculos

¿Qué te hace pensar que, después de un intenso periodo de ingesta de polvorones, vas a poder retomar el ejercicio al mismo nivel? Nada de eso. Y mejor que no lo intentes, porque la falta de práctica es una de las principales causas de aparición de la fascitis plantar. Luego no quieras aplicar remedios caseros para paliar el dolor.

Realiza pequeños calentamientos y estiramientos y pon a punto tus músculos antes y después del ejercicio. Es muy importante no quedarse frío una vez has terminado con tus rutinas, el contraste de temperaturas puede ser muy perjudicial, hasta puede producir sabañones. Masajea tus pies para que entren en calor cada cierto tiempo.

3. Utiliza calzado adecuado y di adiós a las lesiones en el pie

El calzado es la principal causa de lesiones en el pie cuando se practica deporte. El roce constante y la fricción constante puede tener consecuencias muy negativas, como generar dolorosas acumulaciones de queratina. Procura calzar tenis o deportivas que se ajusten y sean propicias para la actividad que practiques.

Además del calzado, cada deporte requiere de un equipo y preparación previa particular, y un desconocimiento de lo que se está haciendo puede originar malos movimientos. Infórmate bien antes sobre rutinas, técnicas, superficies o cualquier cosa relacionada con lo que vas a practicar.

4. Tómate tu tiempo y sé saludable

Tómate el ejercicio con calma, piensa que esto es como una carrera de fondo y los resultados se consiguen al largo plazo. No sirve de nada que te des una paliza y luego no puedas mover ni un dedo. Y no olvides que descansar hará que tu cuerpo se regenere y mejorará tu rendimiento.

Tampoco dejes de saludo otros factores importantes, como son la dieta y la hidratación. Ambos complementan el ejercicio. Utilizar crema hidratante en los pies antes y después de la actividad física también te será de gran ayuda para evitar lesiones y dolencias.

El descanso hace que no tengas lesiones en el pie después de practicar deporte

5. Conoce tus pies y cuídalos

La manera en la que pisamos puede ser una pista de futuras lesiones en los pies. Un exceso de  sobrecarga del peso hacia cualquiera de los lados del pie, lo que se conoce como pronación o supinación, puede acabar dañando nuestros tejidos musculares y óseos. Este tipo de pisada puede corregirse con plantillas podológicas, pero para detectarla es necesario realizar un estudio biomecánico profesional.

Nadie puede saber cómo te sientes ni dónde están tus límites mejor que tú mismo. Si notas dolores o molestias mientras realizas ejercicios, para, porque te vas lesionar. Quizás sería una buena idea visitar un podólogo para una revisión rápida antes de continuar con el deporte.

No descuides la salud de tus pies, forman parte de tu vida. Clínica Felipe Basas. Podólogos expertos. Pide tu cita.

Si necesitas ayuda de un profesional, contacta con nosotros

¿Por qué debes usar plantillas ortopédicas podológicas?

Niño utiliza plantillas ortopédicas podológicas

¿Por qué debes usar plantillas ortopédicas podológicas?

Pisar es una parte fundamental de la vida. Es algo tan inherente y básico como el comer o el respirar. Sin embargo, muchas veces no le damos toda la importancia que realmente tiene. Y es que una mala pisada puede acarrear problemas de rodilla y espalda de por vida.

Por eso, aunque las plantillas ortopédicas son una gran ayuda para tus pies, y seguramente conozcas a más de uno que las usa ­ —o las ha usado— debes saber que no todas valen. Desde Clínica Felipe Basas queremos enseñarte a elegir plantillas ortopédicas de calidad.

¿Qué son las plantillas ortopédicas?

Las plantillas ortopédicas son herramientas adaptativas que se amoldan al pie de quien las usa. Su función es distribuir las presiones plantares de forma correcta. Recuerda que una mala pisada significa una sobrecarga en algunas zonas del pie, lo que puede afectar muy negativamente a ciertos tejidos musculares y óseos.

El uso prolongado de una plantilla ortopédica profesional es capaz de mejorar la mala pisada y, por lo tanto, todas las lesiones derivas de la presión descompensada. También son muy efectivas como paliativo de ciertos dolores, como los de la fascitis plantar. Otro caso en el que las plantillas ortopédicas cobran especial importancia es cuando se debe corregir la forma y morfología del pie, por eso suelen recetarse a pacientes con pies planos flexibles de los niños y niñas.

Además, las plantillas infantiles son muy utilizadas en niños pequeños que todavía están desarrollando el andar, ya que se pueden evitar muchos problemas en el largo plazo. Sobre todo de desviación de pisada. Los servicios de podología infantil son los encargados de ello.

Solo hay una cosa que debes tener clara: nunca adquieras plantillas ortopédicas por cuenta propia, más aún si van a ser utilizadas por niños. Antes de nada, necesitas el asesoramiento profesional de un podólogo. 

Plantillas ortopédicas fabricadas por podólogos

Existen muchos tipos de plantillas ortopédicas y, como pasa con otros utensilios médicos y sanitarios, no todas son igual de válidas y eficaces. De hecho, cuando se utilizan estas herramientas sin conocimientos ni garantías, pueden llegar a ser dañinas para tu salud. No solo en temas de comodidad, sino también en rozaduras, mala postura o lesiones.

Y es que es muy común encontrarse pacientes con malas experiencias con este tipo de dispositivos. La razón suele ser siempre la misma: no han sido fabricadas a medida por profesionales del sector.

Unas plantillas ortopédicas podológicas de calidad deben estar personalizadas hacia las necesidades de cada pie. Nuestro método de análisis y elaboración es un claro ejemplo de ello:

    • Diagnóstico de la patología a tratar. Como hemos dicho anteriormente, las plantillas ortopédicas podológicas se fabrican a medida, por lo que es de absoluta relevancia saber para qué van a estar destinadas. De lo contrario, nunca podrían ser 100% eficaces
    • Estudio biomecánico del paciente. Es cierto que existen plantillas con tallas genéricas y prefijadas, pero no son demasiado recomendables, ya que es imposible adaptarlas a todo tipo de pies. Con el estudio biomecánico adecuado el podólogo es capaz de conocer todas las particularidades anatómicas del paciente. Imprescindible para personalizar las plantillas y poder prevenir futuras complicaciones.
    • Seguimiento personalizado. La estructura ósea y muscular del pie evoluciona con el paso del tiempo, y las plantillas deben actualizarse. Acudir a un podólogo te garantiza un seguimiento personal de tu caso y una reevaluación del estado del pie y la patología a tratar.

¿Estás pensando en adquirir unas plantillas para tus pies o los de tus hijos?

Las plantillas ortopédicas de Clínica Felipe Basas están fabricadas con la última tecnología y cuentan con todos los avales sanitarios necesarios para garantizar tu tranquilidad. Pide tu cita.

Si necesitas ayuda de un profesional, contacta con nosotros

¿Por qué tengo dolor en el tendón de Aquiles?

Mujer siente dolor en el talón de Aquiles

¿Por qué tengo dolor en el tendón de Aquiles?

Mujer siente dolor en el talón de Aquiles

El tendón de Aquiles es una parte fundamental para el funcionamiento motriz de nuestras articulaciones inferiores, ya que hace las veces de bisagra corporal entre los músculos que forman la pantorrilla y el pie. Los que seáis deportistas y hayáis tenido alguna vez dolor en el tendón de Aquiles conoceréis de primera mano lo delicado que es esta tarea.

Si no estás familiarizado con el mundo del deporte y sus lesiones -o, simplemente, nunca te ha pasado algo parecido-, es posible que este tipo de dolencia sea nueva para ti. Este breve artículo te será muy útil para conocer las principales razones por las que puedes tener dolor en el talón de Aquiles.

Tendinitis en el tendón de Aquiles o tendinopatía Aquilea

Seamos claros, si sientes dolor en el tendón de Aquiles, lo más probable es que tengas una tendinitis corriente y común incipiente. Dicho de otra manera, el tendón inflamado. Esta patología, conocida científicamente como tendinitis aquilea o tendinopatía aquilea, es la principal causa de dolor en el talón, y se origina por una sobrecarga de presión en el tendón.

La tendinitis, si se detecta pronto, es fácilmente tratable y muchas veces no requerirás más que descanso y cierto cuidado personal. En caso contrario, puede producirse una rotura, como te explicamos más adelante.

Dolor en el tendón de Aquiles continuado

El problema real, y la principal razón por la que debes acudir a un podólogo si sientes dolor en la parte posterior del talón, es cuando el tendón pasa de tener un desgarro o una inflamación a tener una rotura o cambios degenerativos, ya que una lesión de ese tipo requiere de tratamientos específicos para su recuperación.

Si notas que el dolor no cesa, es importante que te pongas bajo la supervisión de un profesional sanitario y no sometas el tobillo a esfuerzos innecesarios. Cuando la lesión se agrava, hay casos en los que es necesario intervenir con cirugía.

Bursitis retrocalcanea

La bursitis es otra dolencia de carácter inflamatorio, aunque afecta a otras partes de la extremidad. En este caso, al referirnos al talón, justo en la intersección del tendón de Aquiles, se produce en la bolsa -bursa- una inflamación que impide el roce adecuado de los tejidos de la unión con el hueso, y que se encuentra en la zona posterior del talón.

La causa de esta lesión es similar a la de la tendinitis, un sobreesfuerzo excesivo continuado unido a la ejercida por el contrafuerte del calzado.

Mujer se levanta con un dolor en el talón de Aquiles

Fascitis plantar

Aunque no es necesariamente una lesión propia del talón posterior, es relativamente común que la inflamación -y por tanto el dolor- de las fascitis plantar se extienda desde la planta del pie hasta la parte baja de la pierna, ya que la fascia plantar tiene una estrecha relación con el tendón de Aquiles.

¿Eres deportista y quieres llevar un control profesional del pie y el talón? Los servicios de podología deportiva son siempre una garantía frente a cualquier lesión y una buena manera de evitar dolencias posteriores innecesarios.

Vente a Clínica Felipe Basas para ganar en calidad de vida y bienestar. Pide tu cita.

Si necesitas ayuda de un profesional, contacta con nosotros

Pies siempre fríos: ¿Qué puedo hacer?

Pies fríos por la nieve

Pies siempre fríos:​ ¿qué puedo hacer?

Pies fríos por la nieve

El invierno y su pequeño escudero, el señor frío, están a la vuelta de la esquina, lo que significa que pronto empezará a producirse una de las afecciones más comunes de la última etapa del año: tener los pies siempre fríos.

Si eres de los que pasa el mes de diciembre enrollado en una manta de cintura para abajo o crees que tus pies están más fríos de lo normal, desde Clínicas Felipe Basas queremos darte unos consejos que te ayudarán bastante.

Unos pies siempre fríos suelen tener problemas circulatorios

Lo más habitual, cuando una persona tiene los pies siempre fríos durante largos periodos de tiempo, es que sea por deficiencias relacionadas con la circulación sanguínea. Y es que la sangre es la encargada de regular la temperatura de nuestro cuerpo y proporcionarnos calor.

Así pues, cuando la sangre no circula bien y le cuesta llegar a la extremidad, es cuando se produce esa sensación de frío constante. Esto puede darse por diversas causas, la mayoría de ellas fácilmente solucionables -como veremos más adelante-, aunque también puede deberse a un problema de estrechamiento y obstrucción de las arterias, síntomas de la arteriopatía periférica o la enfermedad de Raynaud.

Neuropatía diabética, la falta de sensibilidad en el pie

También existe la posibilidad de que sintamos los pies siempre fríos, pero al tocarlos nos demos cuenta de que realmente están calientes, consecuencia directa de un trastorno en los nervios periféricos.

Normalmente esto se da en las personas que sufren de diabetes y han perdido cierto porcentaje de sensibilidad en la extremidad, debido a la alta acumulación de glucosa en la sangre. De ser esta la razón, debes extremar la precaución y aplicar estos cuidados básicos para pies de diabéticos.

Consejos y remedios para no tener los pies fríos en invierno

Esta serie de consejos te ayudarán a proteger tus pies del frío, siempre y cuando este no sea consecuencia de problemas mayores, como la neuropatía diabética o la arteriopatía periférica mencionadas anteriormente.

Evita el sedentarismo

Mantener cierta actividad física en los pies es una buena manera de reactivar la circulación sanguínea hacia la articulación.

Si no tienes tiempo para dar una paseo todos los días, siempre puedes realizar un masaje distal a través de la pierna

Dieta saludable

Tener una buena alimentación es fundamental para llevar una vida saludable, algo que también repercute en la calidad de nuestros pies. Una dieta baja en vitamina B hará que los impulsos que el nervio envía a tus pies estén alterados, produciéndote a ti una sensación de pies fríos.

Mujer tiene una dieta saludable

Calzado y calcetines

Además de proteger los pies del frío con un calzado y unos calcetines suficientemente gruesos o fabricados con material aislante, es importante que estos no te aprieten demasiado, ya que pueden impedir una correcta circulación sanguínea.

También es importante, en caso de que padezcas sudoración excesiva o hiperhidrosis, que utilices calzado transpirable. Un zapato húmedo por el sudor que no consigue evaporarse puede acabar bajando considerablemente la temperatura de nuestros pies.

No expongas tus pies a un calor directo prolongado

Los sabañones son unas inflamaciones que se producen en la piel por culpa de un cambio brusco de temperatura. Un buen ejemplo son las estufas y los radiadores, no abuses de ellos.

¿Quieres tener un pies bonitos y sanos? En Clínicas Felipe Basas realizamos análisis y seguimientos personalizado. Empieza a cuidar tus pies y no dejes que el frío estropee tus Navidades. Pide tu cita.

Si necesitas ayuda de un profesional, contacta con nosotros

Cuidados para pies de diabéticos. Día Mundial de la Diabetes

masaje para pies de diabéticos

Cuidados para pies de diabéticos.​ DÍA MUNDIAL DE LA DIABETES

masaje para pies de diabéticos

Convivir con la diabetes es el pan de cada día de miles de personas en todo el mundo que tienen que interrumpir su rutina para realizar los rituales médicos que esta enfermedad requiere.

Desde Clínica Felipe Basas, y como muestra de apoyo al Día Mundial de la Diabetes del próximo 14 de noviembre, queremos aportar nuestro granito de arena en esta lucha y compartir contigo qué tipo de cuidados necesitan los pies de diabéticos. Porque la diabetes también afecta a los pies, ¡y mucho!

Observa tus pies diariamente

La principal debilidad de los pies de diabéticos es que, debido a la falta de sensibilidad, cualquier herida, golpe o pequeña patología puede derivar en algo mucho mayor, por lo que es altamente recomendable observarse los pies en busca de grietas o ampollas. Esto, además de ayudarte a prevenir daños futuros, te será muy útil para conocer el estado de tus pies y actuar en consecuencia.

Protege tus pies de agentes físicos externos

Si los pies de diabéticos son especialmente susceptible a heridas y golpes, es más que lógico adoptar ciertas medidas para que esto no ocurra.

Procura no andar descalzo

La falta de sensibilidad en los nervios puede hacer que pises cualquier cristal u objeto punzante y no te des cuenta, y esto acabar en una infección grave. Nunca debes andar descalzo, ni si quiera en casa.

Utiliza calzado cómodo y amplio

Como ocurre con cualquier tipo de patología relacionada con los pies, el calzado es un elemento fundamental que debes tener muy en mente. Para los pies de diabéticos se recomienda utilizar calzado que se ajuste al pie, pero que deje suficiente espacio a los dedos. El uso de calcetines es obligatorio en todo momento.

También debes revisar todos los días el interior de tus zapatos y asegurarte de que no haya partículas que puedan dañar tus pies, como piedras pequeñas o arena.

Se muy minucioso a la hora de cortarte las uñas

Tanto las uñas como el momento de cortárselas son factores que pueden provocar heridas en los pies de diabéticos. Evita uñas excesivamente cortas o demasiado largas y, cuando vayas a cortártelas, intenta que sea después de bañarte y procura usar una tijera de punta roma. Si ves que no puedes garantizar un corte limpio y seguro, siempre puedes acudir a un podólogo.

podólogo corta las uñas a un hombre con pies de diabéticos

Mantén tus pies limpios y a una temperatura adecuada

Lava tus pies diariamente con agua templada -entre 32 y 35°C- para evitar quemaduras. Ten en cuenta que la piel demasiado blanda o macerada es mucho más débil, algo fatal en los pies de diabéticos, por lo que no debes lavarlos durante más de 5 minutos. Además, debes utilizar una esponja y jabón especiales para diabéticos -si es posible- y realizar movimientos suaves.

Sumado a esto, intenta mantener los pies cálidos en todo momento, ya que esto incentiva la circulación sanguínea.

Visitar al podólogo, el gran aliado de los pies de diabéticos

Igual que ocurre con otros tratamientos domésticos, como explicábamos en este post sobre los remedios caseros en la fascitis plantar, la manera más garantista de cuidar y prevenir cualquier tipo de patología o lesión es mediante profesionales.

Tu cuido personal es importante, por supuesto, pero creer que el buen hacer individual es sustituto de un análisis y seguimiento médico es la causa principal de agravamiento en los pies para diabéticos.

En Clínicas Felipe Basas podrás encontrar podólogos profesionales especializados en pies de diabéticos. ¿Padeces diabetes y quieres tener unos pies perfectos y sanos? No esperes a que el problema sea más grande. Pide tu cita.

Si necesitas ayuda de un profesional, contacta con nosotros