Evita los sabañones en los pies en épocas de frío

Las estufas producen sabañones en los pies

EVITA LOS SABAÑONES EN LOS PIES EN EPOCAS DE FRÍO

Las estufas producen sabañones en los pies

Los sabañones en los pies son pequeñas inflamaciones de los vasos sanguíneos de la piel, muy habituales cuando tenemos los pies fríos durante demasiado tiempo. Además de producir molestias y picores realmente desagradables, estas lesiones internas, en casos realmente excepcionales, pueden derivar en problemas circulatorios más serios. En nuestro siguiente artículo te enseñamos a combatirlos y prevenirlos.

¿Por qué aparecen sabañones en los pies?

La inflamación dérmica propia de los sabañones se produce como respuesta a cambios bruscos de temperatura. Cuando se pasa del frío al calor extremo, el vaso sanguíneo sufre una vasoconstricción —contracción de las fibras musculares— alterando la circulación normal de la sangre. Los signos con los que detectarlos son bastante claros: picor y piel enrojecida e hinchada.

Consejos para evitar la aparición de sabañones

Lo mejor que puedes hacer cuando llega la época de frío, si no quieres padecer sabañones en los pies, es seguir estos prácticos consejos:

Ropa y calzado que resistan bien el frío

Mantener tu cuerpo lo más seco posible es importante, ya que es una buena manera de evitar cambios demasiado drásticos en la temperatura corporal. Es importante aclarar que, además del frío extremo, lo que más favorece la aparición de sabañones en los pies es la humedad constante. Procura llevar ropa aislante e impermeable y calzado de suela gruesa y antideslizante.

Cuida tu higiene

Una sudoración excesiva es tan nociva para tus pies como la humedad climática. De hecho, puede ser precursora de otro tipo de infecciones, como son los hongos en los pies. Ten la costumbre de secar tus pies cuando estés en casa y, si sufres de hiperhidrosis, cambia de calcetines varias veces al día.

En invierno, aléjate de los braseros y las estufas

Las fuentes de calor directa de los hogares, como braseros o estufas, son una de las causas más comunes por las que tus pies pueden sufrir sabañones, sobre todo cuando las usamos para secarnos o entrar en calor una vez llegamos a casa. Si tienes este tipo de herramientas, intenta utilizarlas cuando tu calor corporal se haya estabilizado.

Haz deporte y lleva una dieta equilibrada

La vida saludable es esencial para la buena circulación sanguínea. Tanto es así, que una dieta demasiado alta en grasas también puede provocar la aparición de sabañones. No descuides tu dieta en ningún momento.

La actividad física es otro de los elementos esenciales en la prevención de los sabañones en los pies, activando la circulación y manteniéndola caliente. El sedentarismo, sumado al frío constante, son tus peores enemigos. En caso de no tener el tiempo suficiente, realiza pequeños masajes para no dejar a tu pie dormirse.

No te rasques

Llevar a cabo este consejo puede suponer un esfuerzo sobrehumano, lo sabemos, pero es la única manera de evitar extender la inflamación una vez el sabañón ha empezado a desarrollarse.

Tratamiento y soluciones para los sabañones en los pies

Los sabañones no son patologías de demasiada gravedad y tienden a remitir a las 3 semanas, además siempre puedes aplicar pomadas específicas para aliviar el dolor y la inflamación. Eso así, su continua aparición puede ser síntoma de otros problemas vasculares. No les quites importancia.

Si en épocas de frío notas picor e inflamación en los pies con excesiva asiduidad —o simplemente quieres asegurarte una correcta salud— lo mejor que puedes hacer es visitar a un podólogo para que evalúe tu caso. Nada como un diagnóstico profesional para estar seguro.

En Clínica Felipe Basas contamos con la tecnología más garantista a la hora de identificar patologías y anomalías. Si buscas un podólogo en Salamanca, este es tu centro de confianza. Pide tu cita.

Si necesitas ayuda de un profesional, contacta con nosotros

Pies siempre fríos: ¿Qué puedo hacer?

Pies fríos por la nieve

Pies siempre fríos:​ ¿qué puedo hacer?

Pies fríos por la nieve

El invierno y su pequeño escudero, el señor frío, están a la vuelta de la esquina, lo que significa que pronto empezará a producirse una de las afecciones más comunes de la última etapa del año: tener los pies siempre fríos.

Si eres de los que pasa el mes de diciembre enrollado en una manta de cintura para abajo o crees que tus pies están más fríos de lo normal, desde Clínicas Felipe Basas queremos darte unos consejos que te ayudarán bastante.

Unos pies siempre fríos suelen tener problemas circulatorios

Lo más habitual, cuando una persona tiene los pies siempre fríos durante largos periodos de tiempo, es que sea por deficiencias relacionadas con la circulación sanguínea. Y es que la sangre es la encargada de regular la temperatura de nuestro cuerpo y proporcionarnos calor.

Así pues, cuando la sangre no circula bien y le cuesta llegar a la extremidad, es cuando se produce esa sensación de frío constante. Esto puede darse por diversas causas, la mayoría de ellas fácilmente solucionables -como veremos más adelante-, aunque también puede deberse a un problema de estrechamiento y obstrucción de las arterias, síntomas de la arteriopatía periférica o la enfermedad de Raynaud.

Neuropatía diabética, la falta de sensibilidad en el pie

También existe la posibilidad de que sintamos los pies siempre fríos, pero al tocarlos nos demos cuenta de que realmente están calientes, consecuencia directa de un trastorno en los nervios periféricos.

Normalmente esto se da en las personas que sufren de diabetes y han perdido cierto porcentaje de sensibilidad en la extremidad, debido a la alta acumulación de glucosa en la sangre. De ser esta la razón, debes extremar la precaución y aplicar estos cuidados básicos para pies de diabéticos.

Consejos y remedios para no tener los pies fríos en invierno

Esta serie de consejos te ayudarán a proteger tus pies del frío, siempre y cuando este no sea consecuencia de problemas mayores, como la neuropatía diabética o la arteriopatía periférica mencionadas anteriormente.

Evita el sedentarismo

Mantener cierta actividad física en los pies es una buena manera de reactivar la circulación sanguínea hacia la articulación.

Si no tienes tiempo para dar una paseo todos los días, siempre puedes realizar un masaje distal a través de la pierna

Dieta saludable

Tener una buena alimentación es fundamental para llevar una vida saludable, algo que también repercute en la calidad de nuestros pies. Una dieta baja en vitamina B hará que los impulsos que el nervio envía a tus pies estén alterados, produciéndote a ti una sensación de pies fríos.

Mujer tiene una dieta saludable

Calzado y calcetines

Además de proteger los pies del frío con un calzado y unos calcetines suficientemente gruesos o fabricados con material aislante, es importante que estos no te aprieten demasiado, ya que pueden impedir una correcta circulación sanguínea.

También es importante, en caso de que padezcas sudoración excesiva o hiperhidrosis, que utilices calzado transpirable. Un zapato húmedo por el sudor que no consigue evaporarse puede acabar bajando considerablemente la temperatura de nuestros pies.

No expongas tus pies a un calor directo prolongado

Los sabañones son unas inflamaciones que se producen en la piel por culpa de un cambio brusco de temperatura. Un buen ejemplo son las estufas y los radiadores, no abuses de ellos.

¿Quieres tener un pies bonitos y sanos? En Clínicas Felipe Basas realizamos análisis y seguimientos personalizado. Empieza a cuidar tus pies y no dejes que el frío estropee tus Navidades. Pide tu cita.

Si necesitas ayuda de un profesional, contacta con nosotros