5 Trucos para evitar las lesiones en el pie cuando haces deporte

Un buen calzado evita lesiones en el pie

5 Trucos para evitar las lesiones en el pie cuando haces deporte

Un buen calzado evita lesiones en el pie

Bajar ese peso extra que hemos cogido en el sinfín de comidas y cenas familiares que dan sentido a la navidad es una de las propuestas para año nuevo más recurrentes. Ahora bien, ponerte a correr sin ton ni son después del paréntesis navideño puede acabar en lesiones en el pie y una fugaz visita al hospital. Aquí tienes una serie de trucos para evitar tal desgracia. Cortesía de Clínica Felipe Basas.

1. Prepara tus uñas para el ejercicio

Arañar la parte delantera de tus deportivas cual gato furioso no es precisamente la mejor manera de comenzar esta nueva aventura. Y no es porque puedas romperte una uña. Que también. Unas uñas excesivamente largas pueden modificar la postura de tus dedos cuando corres y caminas. Preludio de lesiones en el pie y tobillo. Evítalo.

Las uñas largas son especialmente peligrosas si padeces de pie diabético. En este artículo te informamos sobre los cuidados específicos que requiere esta patología.

2. Calienta tus músculos

¿Qué te hace pensar que, después de un intenso periodo de ingesta de polvorones, vas a poder retomar el ejercicio al mismo nivel? Nada de eso. Y mejor que no lo intentes, porque la falta de práctica es una de las principales causas de aparición de la fascitis plantar. Luego no quieras aplicar remedios caseros para paliar el dolor.

Realiza pequeños calentamientos y estiramientos y pon a punto tus músculos antes y después del ejercicio. Es muy importante no quedarse frío una vez has terminado con tus rutinas, el contraste de temperaturas puede ser muy perjudicial, hasta puede producir sabañones. Masajea tus pies para que entren en calor cada cierto tiempo.

3. Utiliza calzado adecuado y di adiós a las lesiones en el pie

El calzado es la principal causa de lesiones en el pie cuando se practica deporte. El roce constante y la fricción constante puede tener consecuencias muy negativas, como generar dolorosas acumulaciones de queratina. Procura calzar tenis o deportivas que se ajusten y sean propicias para la actividad que practiques.

Además del calzado, cada deporte requiere de un equipo y preparación previa particular, y un desconocimiento de lo que se está haciendo puede originar malos movimientos. Infórmate bien antes sobre rutinas, técnicas, superficies o cualquier cosa relacionada con lo que vas a practicar.

4. Tómate tu tiempo y sé saludable

Tómate el ejercicio con calma, piensa que esto es como una carrera de fondo y los resultados se consiguen al largo plazo. No sirve de nada que te des una paliza y luego no puedas mover ni un dedo. Y no olvides que descansar hará que tu cuerpo se regenere y mejorará tu rendimiento.

Tampoco dejes de saludo otros factores importantes, como son la dieta y la hidratación. Ambos complementan el ejercicio. Utilizar crema hidratante en los pies antes y después de la actividad física también te será de gran ayuda para evitar lesiones y dolencias.

El descanso hace que no tengas lesiones en el pie después de practicar deporte

5. Conoce tus pies y cuídalos

La manera en la que pisamos puede ser una pista de futuras lesiones en los pies. Un exceso de  sobrecarga del peso hacia cualquiera de los lados del pie, lo que se conoce como pronación o supinación, puede acabar dañando nuestros tejidos musculares y óseos. Este tipo de pisada puede corregirse con plantillas podológicas, pero para detectarla es necesario realizar un estudio biomecánico profesional.

Nadie puede saber cómo te sientes ni dónde están tus límites mejor que tú mismo. Si notas dolores o molestias mientras realizas ejercicios, para, porque te vas lesionar. Quizás sería una buena idea visitar un podólogo para una revisión rápida antes de continuar con el deporte.

No descuides la salud de tus pies, forman parte de tu vida. Clínica Felipe Basas. Podólogos expertos. Pide tu cita.

Si necesitas ayuda de un profesional, contacta con nosotros

¿Por qué tengo dolor en el tendón de Aquiles?

Mujer siente dolor en el talón de Aquiles

¿Por qué tengo dolor en el tendón de Aquiles?

Mujer siente dolor en el talón de Aquiles

El tendón de Aquiles es una parte fundamental para el funcionamiento motriz de nuestras articulaciones inferiores, ya que hace las veces de bisagra corporal entre los músculos que forman la pantorrilla y el pie. Los que seáis deportistas y hayáis tenido alguna vez dolor en el tendón de Aquiles conoceréis de primera mano lo delicado que es esta tarea.

Si no estás familiarizado con el mundo del deporte y sus lesiones -o, simplemente, nunca te ha pasado algo parecido-, es posible que este tipo de dolencia sea nueva para ti. Este breve artículo te será muy útil para conocer las principales razones por las que puedes tener dolor en el talón de Aquiles.

Tendinitis en el tendón de Aquiles o tendinopatía Aquilea

Seamos claros, si sientes dolor en el tendón de Aquiles, lo más probable es que tengas una tendinitis corriente y común incipiente. Dicho de otra manera, el tendón inflamado. Esta patología, conocida científicamente como tendinitis aquilea o tendinopatía aquilea, es la principal causa de dolor en el talón, y se origina por una sobrecarga de presión en el tendón.

La tendinitis, si se detecta pronto, es fácilmente tratable y muchas veces no requerirás más que descanso y cierto cuidado personal. En caso contrario, puede producirse una rotura, como te explicamos más adelante.

Dolor en el tendón de Aquiles continuado

El problema real, y la principal razón por la que debes acudir a un podólogo si sientes dolor en la parte posterior del talón, es cuando el tendón pasa de tener un desgarro o una inflamación a tener una rotura o cambios degenerativos, ya que una lesión de ese tipo requiere de tratamientos específicos para su recuperación.

Si notas que el dolor no cesa, es importante que te pongas bajo la supervisión de un profesional sanitario y no sometas el tobillo a esfuerzos innecesarios. Cuando la lesión se agrava, hay casos en los que es necesario intervenir con cirugía.

Bursitis retrocalcanea

La bursitis es otra dolencia de carácter inflamatorio, aunque afecta a otras partes de la extremidad. En este caso, al referirnos al talón, justo en la intersección del tendón de Aquiles, se produce en la bolsa -bursa- una inflamación que impide el roce adecuado de los tejidos de la unión con el hueso, y que se encuentra en la zona posterior del talón.

La causa de esta lesión es similar a la de la tendinitis, un sobreesfuerzo excesivo continuado unido a la ejercida por el contrafuerte del calzado.

Mujer se levanta con un dolor en el talón de Aquiles

Fascitis plantar

Aunque no es necesariamente una lesión propia del talón posterior, es relativamente común que la inflamación -y por tanto el dolor- de las fascitis plantar se extienda desde la planta del pie hasta la parte baja de la pierna, ya que la fascia plantar tiene una estrecha relación con el tendón de Aquiles.

¿Eres deportista y quieres llevar un control profesional del pie y el talón? Los servicios de podología deportiva son siempre una garantía frente a cualquier lesión y una buena manera de evitar dolencias posteriores innecesarios.

Vente a Clínica Felipe Basas para ganar en calidad de vida y bienestar. Pide tu cita.

Si necesitas ayuda de un profesional, contacta con nosotros

Esguince de tobillo mal curado: cómo detectarlo

Chica se hace daño por un esguince de tobillo mal curado

Esguince de tobillo mal curado: Cómo detectarlo

Chica se hace daño por un esguince de tobillo mal curado

Los esguinces de tobillos son pequeños desgarros o estiramientos que sufren los ligamentos resistentes de nuestro pie cuando lo torcemos o dañamos y, aunque parezca una lesión frecuente y sin importancia, lo cierto es que un esguince de tobillo mal curado puede tener consecuencias futuras realmente perjudiciales.

Causas y consecuencias de un esguince de tobillo mal curado

Generalmente, basta con un trabajo profesional de fisioterapia y su debido descanso para conseguir curar cualquier tipo de esguince, pero no son pocos los casos en los que, pasado un tiempo, empezamos a sentir ciertos dolores puntuales en el tobillo. Esta es la primera señal -y que muchos pasan por alto- de que el tobillo puede estar mal curado, y se debe acudir a un médico si en un plazo de 2 o 3 meses el dolor no ha remitido. De hecho, suele ser la prontitud del tratamiento lo que determine la aparición de afecciones graves. Ahora bien, ¿cuáles son las causas que llevan a un esguince a curarse mal?

Mala cicatrización de los ligamentos

La cicatrización de los ligamentos es el proceso natural de regeneración que sufren las fibras de colágeno durante la etapa de reparación y reposo. A veces, esta cicatrización se produce de forma desordenada, lo que da lugar a un callo fibroso que choca con el hueso inferior, produciendo constantes molestias.

Para acabar con esta dolencia se debe aplicar un masaje transverso profundo reordenador de fibras en la zona afectada y, por supuesto, recurrir a un profesional si fuese necesario.

Laxitud de los ligamentos

Otra posibilidad, muy común cuando se ha recubierto la lesión con escayola durante largos períodos de tiempo, es que los ligamentos pierdan tensión y estabilidad. Esto ocurre por la falta de actividad de los ligamentos dañados al no pisar ni apoyar nunca el pie, llegando incluso a modificar la pisada. Esta es la razón por la que se desaconseja el uso de escayola durante los esguinces de tobillo, siendo mucho más eficaces los vendajes funcionales. También es importante realizar ejercicios y estiramientos que ayuden a fortalecer y recuperar el movimiento de forma paulatina.

La laxitud ligamentaria puede generar dolor crónico y una sensación de inestabilidad, por lo que es importante visitar a un especialista si se observa un tambaleo en el tobillo al andar oal notar cierta debilidad muscular.

Pie femenino con vendaje funcional para esguince de tobillo mal curado

Agravantes en el esguince de tobillo mal curado

También cabe la posibilidad de que el proceso de reparación del esguince haya derivado en otras lesiones relacionadas, incluso con el tobillo recuperado. Las más comunes son las lesiones osteocondrales del astrágalo, producidas por traumatismos y agravadas por la debilidad en la que se encuentran los ligamentos durante el esguince. Si un intenso dolor se extiende por el resto de la articulación, se debe acudir inmediatamente a un médico.

Análisis de pisada, clave en la detección y prevención de lesiones futuras

Un esguince de tobillo mal curado y sin tratar, sobre todo en personas que practican deporte con asiduidad, puede acarrear problemas crónicos bastante graves y prolongados. Una buena manera de asegurarse una recuperación de tobillo plena es analizar la pisada en busca de anomalías.

Recuerda que, aunque a primera vista parezca que el esguince ha remitido, es posible que no sea así. Esto es un arma de doble filo: no solo sigue existiendo la lesión, sino que la ausencia de síntomas hace que nos confiemos y cometamos movimientos realmente dañinos para el tobillo.

En Clínica Felipe Basas somos expertos en podología y biomecánica, y sabemos detectar un esguince mal curado gracias a nuestro exclusivo servicio de podología deportiva. ¿Has tenido un esguince de tobillo hace poco? No te la juegues. Pide tu cita.