Esguince de tobillo mal curado: Cómo detectarlo

Chica se hace daño por un esguince de tobillo mal curado

Los esguinces de tobillos son pequeños desgarros o estiramientos que sufren los ligamentos resistentes de nuestro pie cuando lo torcemos o dañamos y, aunque parezca una lesión frecuente y sin importancia, lo cierto es que un esguince de tobillo mal curado puede tener consecuencias futuras realmente perjudiciales.

Causas y consecuencias de un esguince de tobillo mal curado

Generalmente, basta con un trabajo profesional de fisioterapia y su debido descanso para conseguir curar cualquier tipo de esguince, pero no son pocos los casos en los que, pasado un tiempo, empezamos a sentir ciertos dolores puntuales en el tobillo. Esta es la primera señal -y que muchos pasan por alto- de que el tobillo puede estar mal curado, y se debe acudir a un médico si en un plazo de 2 o 3 meses el dolor no ha remitido. De hecho, suele ser la prontitud del tratamiento lo que determine la aparición de afecciones graves. Ahora bien, ¿cuáles son las causas que llevan a un esguince a curarse mal?

Mala cicatrización de los ligamentos

La cicatrización de los ligamentos es el proceso natural de regeneración que sufren las fibras de colágeno durante la etapa de reparación y reposo. A veces, esta cicatrización se produce de forma desordenada, lo que da lugar a un callo fibroso que choca con el hueso inferior, produciendo constantes molestias.

Para acabar con esta dolencia se debe aplicar un masaje transverso profundo reordenador de fibras en la zona afectada y, por supuesto, recurrir a un profesional si fuese necesario.

Laxitud de los ligamentos

Otra posibilidad, muy común cuando se ha recubierto la lesión con escayola durante largos períodos de tiempo, es que los ligamentos pierdan tensión y estabilidad. Esto ocurre por la falta de actividad de los ligamentos dañados al no pisar ni apoyar nunca el pie, llegando incluso a modificar la pisada. Esta es la razón por la que se desaconseja el uso de escayola durante los esguinces de tobillo, siendo mucho más eficaces los vendajes funcionales. También es importante realizar ejercicios y estiramientos que ayuden a fortalecer y recuperar el movimiento de forma paulatina.

La laxitud ligamentaria puede generar dolor crónico y una sensación de inestabilidad, por lo que es importante visitar a un especialista si se observa un tambaleo en el tobillo al andar oal notar cierta debilidad muscular.

Pie femenino con vendaje funcional para esguince de tobillo mal curado

Agravantes en el esguince de tobillo mal curado

También cabe la posibilidad de que el proceso de reparación del esguince haya derivado en otras lesiones relacionadas, incluso con el tobillo recuperado. Las más comunes son las lesiones osteocondrales del astrágalo, producidas por traumatismos y agravadas por la debilidad en la que se encuentran los ligamentos durante el esguince. Si un intenso dolor se extiende por el resto de la articulación, se debe acudir inmediatamente a un médico.

Análisis de pisada, clave en la detección y prevención de lesiones futuras

Un esguince de tobillo mal curado y sin tratar, sobre todo en personas que practican deporte con asiduidad, puede acarrear problemas crónicos bastante graves y prolongados. Una buena manera de asegurarse una recuperación de tobillo plena es analizar la pisada en busca de anomalías.

Recuerda que, aunque a primera vista parezca que el esguince ha remitido, es posible que no sea así. Esto es un arma de doble filo: no solo sigue existiendo la lesión, sino que la ausencia de síntomas hace que nos confiemos y cometamos movimientos realmente dañinos para el tobillo.

En Clínica Felipe Basas somos expertos en podología y biomecánica, y sabemos detectar un esguince mal curado gracias a nuestro exclusivo servicio de podología deportiva. ¿Has tenido un esguince de tobillo hace poco? No te la juegues. Pide tu cita.