5 Trucos para evitar las lesiones en el pie cuando haces deporte

Un buen calzado evita lesiones en el pie

5 Trucos para evitar las lesiones en el pie cuando haces deporte

Un buen calzado evita lesiones en el pie

Bajar ese peso extra que hemos cogido en el sinfín de comidas y cenas familiares que dan sentido a la navidad es una de las propuestas para año nuevo más recurrentes. Ahora bien, ponerte a correr sin ton ni son después del paréntesis navideño puede acabar en lesiones en el pie y una fugaz visita al hospital. Aquí tienes una serie de trucos para evitar tal desgracia. Cortesía de Clínica Felipe Basas.

1. Prepara tus uñas para el ejercicio

Arañar la parte delantera de tus deportivas cual gato furioso no es precisamente la mejor manera de comenzar esta nueva aventura. Y no es porque puedas romperte una uña. Que también. Unas uñas excesivamente largas pueden modificar la postura de tus dedos cuando corres y caminas. Preludio de lesiones en el pie y tobillo. Evítalo.

Las uñas largas son especialmente peligrosas si padeces de pie diabético. En este artículo te informamos sobre los cuidados específicos que requiere esta patología.

2. Calienta tus músculos

¿Qué te hace pensar que, después de un intenso periodo de ingesta de polvorones, vas a poder retomar el ejercicio al mismo nivel? Nada de eso. Y mejor que no lo intentes, porque la falta de práctica es una de las principales causas de aparición de la fascitis plantar. Luego no quieras aplicar remedios caseros para paliar el dolor.

Realiza pequeños calentamientos y estiramientos y pon a punto tus músculos antes y después del ejercicio. Es muy importante no quedarse frío una vez has terminado con tus rutinas, el contraste de temperaturas puede ser muy perjudicial, hasta puede producir sabañones. Masajea tus pies para que entren en calor cada cierto tiempo.

3. Utiliza calzado adecuado y di adiós a las lesiones en el pie

El calzado es la principal causa de lesiones en el pie cuando se practica deporte. El roce constante y la fricción constante puede tener consecuencias muy negativas, como generar dolorosas acumulaciones de queratina. Procura calzar tenis o deportivas que se ajusten y sean propicias para la actividad que practiques.

Además del calzado, cada deporte requiere de un equipo y preparación previa particular, y un desconocimiento de lo que se está haciendo puede originar malos movimientos. Infórmate bien antes sobre rutinas, técnicas, superficies o cualquier cosa relacionada con lo que vas a practicar.

4. Tómate tu tiempo y sé saludable

Tómate el ejercicio con calma, piensa que esto es como una carrera de fondo y los resultados se consiguen al largo plazo. No sirve de nada que te des una paliza y luego no puedas mover ni un dedo. Y no olvides que descansar hará que tu cuerpo se regenere y mejorará tu rendimiento.

Tampoco dejes de saludo otros factores importantes, como son la dieta y la hidratación. Ambos complementan el ejercicio. Utilizar crema hidratante en los pies antes y después de la actividad física también te será de gran ayuda para evitar lesiones y dolencias.

El descanso hace que no tengas lesiones en el pie después de practicar deporte

5. Conoce tus pies y cuídalos

La manera en la que pisamos puede ser una pista de futuras lesiones en los pies. Un exceso de  sobrecarga del peso hacia cualquiera de los lados del pie, lo que se conoce como pronación o supinación, puede acabar dañando nuestros tejidos musculares y óseos. Este tipo de pisada puede corregirse con plantillas podológicas, pero para detectarla es necesario realizar un estudio biomecánico profesional.

Nadie puede saber cómo te sientes ni dónde están tus límites mejor que tú mismo. Si notas dolores o molestias mientras realizas ejercicios, para, porque te vas lesionar. Quizás sería una buena idea visitar un podólogo para una revisión rápida antes de continuar con el deporte.

No descuides la salud de tus pies, forman parte de tu vida. Clínica Felipe Basas. Podólogos expertos. Pide tu cita.

Si necesitas ayuda de un profesional, contacta con nosotros

¿Por qué debes usar plantillas ortopédicas podológicas?

Niño utiliza plantillas ortopédicas podológicas

¿Por qué debes usar plantillas ortopédicas podológicas?

Pisar es una parte fundamental de la vida. Es algo tan inherente y básico como el comer o el respirar. Sin embargo, muchas veces no le damos toda la importancia que realmente tiene. Y es que una mala pisada puede acarrear problemas de rodilla y espalda de por vida.

Por eso, aunque las plantillas ortopédicas son una gran ayuda para tus pies, y seguramente conozcas a más de uno que las usa ­ —o las ha usado— debes saber que no todas valen. Desde Clínica Felipe Basas queremos enseñarte a elegir plantillas ortopédicas de calidad.

¿Qué son las plantillas ortopédicas?

Las plantillas ortopédicas son herramientas adaptativas que se amoldan al pie de quien las usa. Su función es distribuir las presiones plantares de forma correcta. Recuerda que una mala pisada significa una sobrecarga en algunas zonas del pie, lo que puede afectar muy negativamente a ciertos tejidos musculares y óseos.

El uso prolongado de una plantilla ortopédica profesional es capaz de mejorar la mala pisada y, por lo tanto, todas las lesiones derivas de la presión descompensada. También son muy efectivas como paliativo de ciertos dolores, como los de la fascitis plantar. Otro caso en el que las plantillas ortopédicas cobran especial importancia es cuando se debe corregir la forma y morfología del pie, por eso suelen recetarse a pacientes con pies planos flexibles de los niños y niñas.

Además, las plantillas infantiles son muy utilizadas en niños pequeños que todavía están desarrollando el andar, ya que se pueden evitar muchos problemas en el largo plazo. Sobre todo de desviación de pisada. Los servicios de podología infantil son los encargados de ello.

Solo hay una cosa que debes tener clara: nunca adquieras plantillas ortopédicas por cuenta propia, más aún si van a ser utilizadas por niños. Antes de nada, necesitas el asesoramiento profesional de un podólogo. 

Plantillas ortopédicas fabricadas por podólogos

Existen muchos tipos de plantillas ortopédicas y, como pasa con otros utensilios médicos y sanitarios, no todas son igual de válidas y eficaces. De hecho, cuando se utilizan estas herramientas sin conocimientos ni garantías, pueden llegar a ser dañinas para tu salud. No solo en temas de comodidad, sino también en rozaduras, mala postura o lesiones.

Y es que es muy común encontrarse pacientes con malas experiencias con este tipo de dispositivos. La razón suele ser siempre la misma: no han sido fabricadas a medida por profesionales del sector.

Unas plantillas ortopédicas podológicas de calidad deben estar personalizadas hacia las necesidades de cada pie. Nuestro método de análisis y elaboración es un claro ejemplo de ello:

    • Diagnóstico de la patología a tratar. Como hemos dicho anteriormente, las plantillas ortopédicas podológicas se fabrican a medida, por lo que es de absoluta relevancia saber para qué van a estar destinadas. De lo contrario, nunca podrían ser 100% eficaces
    • Estudio biomecánico del paciente. Es cierto que existen plantillas con tallas genéricas y prefijadas, pero no son demasiado recomendables, ya que es imposible adaptarlas a todo tipo de pies. Con el estudio biomecánico adecuado el podólogo es capaz de conocer todas las particularidades anatómicas del paciente. Imprescindible para personalizar las plantillas y poder prevenir futuras complicaciones.
    • Seguimiento personalizado. La estructura ósea y muscular del pie evoluciona con el paso del tiempo, y las plantillas deben actualizarse. Acudir a un podólogo te garantiza un seguimiento personal de tu caso y una reevaluación del estado del pie y la patología a tratar.

¿Estás pensando en adquirir unas plantillas para tus pies o los de tus hijos?

Las plantillas ortopédicas de Clínica Felipe Basas están fabricadas con la última tecnología y cuentan con todos los avales sanitarios necesarios para garantizar tu tranquilidad. Pide tu cita.

Si necesitas ayuda de un profesional, contacta con nosotros